«Del Diario de Vida que nunca escribí», último libro de Hernán Rivera Letelier

  • Sergio Montivero Bruna, periodista pampino, nos comparte su comentario publicado en Diario Digital “El Reportero de Iquique”.
  • Si usted quiere este libro – y en lo posible dedicado por el autor- puede escribir al correo electrónico: cuentosdetoco@gmail.com

Maravilloso y emocionante relato, especialmente para los que somos pampinos salitreros. El escritor soñador inmortal, que puso en la altura merecida a la pampa salitrera y su laborioso quehacer en las regiones de Tarapacá y Antofagasta, sigue en el ruedo literario con este nuevo libro editado por Alfaguara, que tituló «Del Diario de Vida que nunca escribí».

Hemos recibido este libro autografiado por el prolífico escritor a quien conocemos hace muchos años -desde el siglo pasado- y destacamos en todo lo que vale. El supo de la mejor manera colocar sus vivencias directas, de niño curioso, pensador y soñador, palpando la tierra calichera de verdad, a pata pelada, metiéndose en medio de los remolinos, recorriendo desmontes, mirando el Cielo infinito, el horizonte que le parecía lejano y trabajando de muestrero, en una serie de libros que ya suman 23, aparte de sus poemas en sus primeros pasos en el camino que lo ha llevado a ser reconocido en el mundo entero.

Sin duda su nueva obra literaria será doblemente reconocida especialmente por los pampinos de antaño que hicieron el largo recorrido desde los sistemas de paradas, Shanks y Guggenheim, que muchos lo leen en el Cielo y, los que quedamos, emocionándonos con sus nuevos textos, como este presentado hace pocos días en Antofagasta. ¡Bravo, Hernán! Hermoso libro y esperamos muchos más. Desde los mantos calicheros de Tarapacá a los mantos calicheros de Antofagasta.

Y a continuación el comentario respecto del último libro de Hernán, del escritor Raúl Zurita, Premio Nacional de Literatura 2000, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2020 y Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda 2016:

«Hernán Rivera Letelier emprende el proyecto de sus memorias con este libro dedicado a su infancia. El relato aborda su vida como cuarto hijo de una familia evangélica en el Campamento de Algorta, con un padre obrero del salitre y una madre fallecida trágicamente por la mordida de una araña de rincón. Aparecen los juegos imaginarios en el desierto más seco del mundo, las leyendas que lo formaron, los primeros amores y deslumbramientos, los trabajos arduos siendo apenas un niño, las formas de vida de los campamentos mineros, entre otros recuerdos que se hilan con una insoslayable ternura y sentido del humor. Del Diario de vida que nunca escribí revela la mirada y la sensibilidad de Rivera Letelier en sus primeros años de vida, a la vez que demuestra cuán hondo sabe llegar el autor -Premio Nacional de Literatura- al corazón de sus personajes. Hernán Rivera Letelier ha construido sobre el gigantesco escenario del Norte de Chile los personajes más inolvidables de nuestra literatura».